La importancia del recurso Suelo

Los suelos en nuestra zona todavía cuentan con fertilidad química bastante buena en relación al fósforo y al resto de los nutrientes, pero ya tienen deficiencias de calcio, magnesio, materia orgánica y un PH muy ácido. Esto último a causa de la gran extracción de calcio que se hace el cultivo de soja y en las zonas ganadera, tamberas el cultivo de alfalfa y cultivos para silos.

En estos casos no se están reponiendo todos los nutrientes que se están sacando. Eso es lo que hay que atacar de base.

Si bien la situación mejoró mucho en estos últimos años gracias a la incorporación de gramínea en la rotación, hay que mantener esta práctica.

Y especialmente empezar a ver al suelo como una parte integral. Esto implica tener en cuenta labores combinadas con siembra directa, mezclar nutrición de cultivos, nutrición del suelo con enmiendas, mejorar la rotación desde las raíces, que tienen que estar siempre vivas para que mantengan también vivo y activo a nuestro suelo. Todo esto conlleva una nueva fertilidad física.

El suelo es clave para el futuro sostenible del planeta, quizá no sea visualmente asombroso como un bosque verde ni aparezca tan vital como el agua dulce, pero el suelo, pese a su aspecto sencillo, es un recurso natural igual de esencial para sostener la vida en la Tierra.

El suelo proporciona nutrientes, agua y minerales para las plantas y los árboles, almacena carbono y es el hogar de miles de millones de insectos, pequeños animales, bacterias y muchos otros microorganismos.

Sin embargo, la cantidad de suelo fértil en el planeta ha ido disminuyendo a un ritmo alarmante, lo que compromete la capacidad de los agricultores de cultivar alimentos para alimentar a una población mundial que, según las previsiones alcanzara los nueve mil millones  de aquí a 2050.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *